Trasladan al mundo indígena Romeo y Julieta, de Shakespeare

0
44

La compañía Los Colochos Teatro estrena hoy la puesta en escena Nacahue: Ramón y Hortensia, en el teatro Orientación del Centro Cultural del Bosque.

Con dramaturgia y dirección de Juan Carrillo esta obra narrada en cora y español es una singular adaptación de Romeo y Julieta, de William Shakespeare, trasladada al mundo indígena.

‘‘Shakespeare fue un notable dramaturgo inglés, cuyas tramas estaban adelantadas a su época. Esta versión se sitúa en un contexto indígena pero no son las familias las que se confrontan, sino dos culturas: la cora y la huichol”, explica Carrillo en entrevista con La Jornada.

‘‘Pese a que los protagonistas pertenecen a diferentes etnias no les importa, porque ambos están enamorados; aunque no es fá-cil, debido a que entre ellos no conocen su cultura, su lengua, no entienden las palabras que se dicen pero están dispuestos a ser más perceptivos para poder comunicarse.”

Hortensia, indígena huichol (interpretada por Sonia Couoh) huye de su casa tras pasar una situación complicada y decide cruzar el río, no obstante que desde niña su familia le advirtió que del otro lado habitan seres tenebrosos. Entonces encuentra a Ramón (Mario Eduardo D’León), perteneciente a la etnia cora, e inician su historia idílica.

‘‘Por convención teatral en esta propuesta los huicholes hablan en español y los coras en su lengua originaria literalmente”, acota Juan Carrillo (Tepic, 1980), quien destaca que el montaje hace una analogía del miedo, pues por este sentimiento se pueden cometer actos atroces.

Uno de los retos principales para el dramaturgo fue contar una historia sin que necesariamente los espectadores entiendan las palabras pero, por el contrario, puedan asimilar la trama desde la actuación.

‘‘Tuvimos que documentarnos con varias películas de cine mudo para enfocarnos en el silencio y en la pantomima. El proyecto tuvo un giro radical cuando realicé tres viajes a la Sierra del Nayar y visité comunidades indígenas, fue ahí donde conocí a los personajes. Aunque los de esta obra son más apegados a las figuras shakespereanas.

‘‘Ramón y Hortensia fueron una gran inspiración para adentrarnos en sus miradas, las maneras de relacionarse, de observar, de conocer su ambiente; pero evidentemente no es su historia. Además, los actores deben explorar otros planos para comunicarse con el espectador.”

Pueblos originarios, relegados

Nacahue… se desarrolla en una escenografía repleta de listones multicolores que sirven para trazar el espacio en tres dimensiones.

‘‘Aludimos a las tierras, a los ríos… es una especie de celebración minimalista que cambia en la medida que avanza la obra. Los protagonistas tejen su propia escenografía así como su trama, mientras se escucha un compilado de canciones huicholas y coras, publicado por el Instituto Nacional de Lenguas Indígenas.

‘‘Los textos de Shakespeare tienen una particularidad: fueron escritos desde lo humano y no desde un enfoque local. Romeo y Julieta alude al amor, al odio, a la inmediatez, al ímpetu. Adaptar esta historia a un contexto indígena y con una mirada mexicana, propicia también una reflexión entre los espectadores debido a que a veces los pueblos originarios son apreciados en los libros pero relegados en las cuestiones prácticas”, concluye Juan Carrillo.

Con duración de 100 minutos, las funciones de Nacahue: Ramón y Hortensia serán jueves y viernes a las 20 horas, sábados a las 19 y domingos a las 18 horas en el teatro Orientación del Centro Cultural del Bosque (Paseo de la Reforma y Campo Marte, estación Auditorio del Metro).

El costo general de la entrada es de 150 pesos con descuento a estudiantes, profesores y público con credencial del Instituto Nacional de las Personas Adultas Mayores (Inapam). La temporada concluirá el domingo 21 de julio.

Con información de La Jornada Cultura

Dejar respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here