Disfunciones sexuales en la mujer

116
Plumas Invitadas Sandra Morales Sexoogle El Tecolote Diario

Hola mis queridos lectores, pues ya llegó el momento de una vez más sexgooglear, y es que, en publicaciones anteriores hablamos sobre las dos principales disfunciones del hombre: eyaculación precoz y disfunción eréctil, y ¡qué creen! las mujeres también sufrimos de disfunciones que provocan no poder disfrutar de nuestra sexualidad.

Así que hoy toca, bueno, dichos@s quienes tienen con quien jajaja… a mi sólo me toca escribir y platicarles sobre las disfunciones sexuales en las mujeres.

Son un trastorno que se producen cuando hay un cambio significativo en el comportamiento sexual habitual de la mujer. Se presenta como la incapacidad para disfrutar del coito, afectando la relación en pareja y poco a poco van disminuyendo o incluso desaparecen los pensamientos y fantasías sexuales, al grado de posponer o negarse a las relaciones.

En general hay cuatro áreas que se ven afectadas:

Deseo sexual hipoactivo

Algunas mujeres pueden sentir la falta o ausencia de deseo en ciertos momentos de su vida por distintos factores:

Factores físicos como las intervenciones quirúrgicas, desajustes hormonales y ciertas enfermedades como la diabetes, cardiopatías, esclerosis múltiple, enfermedad de Parkinson o incluso cambios en los métodos anticonceptivos, la menopausia, obesidad y el consumo excesivo de bebidas alcohólicas y drogas.

Otros factores comoel embarazo, el parto, la lactancia, el cansancio, estrés, cambios de humor, la relación con la pareja (problemas) y los episodios sexuales traumáticos pueden favorecer que pierda el deseo sexual. 

Trastorno de excitación sexual

Durante lo que conocemos como el “pre” o el “cachondeo” se va produciendo el deseo y con ello, una serie de cambios físicos en el cuerpo como la erección del clítoris, internamente la vagina se comienza a alagar o hinchar en su parte superior, la presencia de lubricación y fluido facilitando  la penetración y evitando cualquier sensación de incomodidad durante el coito. La excitación no sólo es corporal, sino también mental.

En ocasiones enfermedades como la diabetes, enfermedades coronarias o ateroesclerosis, interfieren con el flujo de sangre o las terminaciones nerviosas en la zona genital. También algunas lesiones espinales pueden interferir con los mensajes que se envían desde los órganos genitales al cerebro.

Vaginismo

Sentimientos negativos sobre el sexo y la sexualidad, abuso sexual previo, traumas vaginales (como el parto), un primer coito doloroso, problemas en la relación, miedo a quedarse embarazada o creencias religiosas estrictas, son algunas de las razones que provocan el vaginismo.

Dispareunia (dolor en el coito) profunda:

Voy a comenzar con la consecuencia tal vez más común  y es que en determinadas posturas durante el coito en la que la penetración es mayor puede haber dolor durante el coito.

Sin embargo, hay causas como enfermedades inflamatorias de la pelvis, cirugía ginecológica o pélvica, tumores o quistes uterinos o vaginales y fibroides, endometriosis, infecciones del tracto urinario, falta de lubricación o alguna infección de transmisión sexual.

Dispareunia (dolor en el coito) leve:

Este tipo de dolor es muy común y tiene muchas causas y puede ser dolor durante el coito o después, pero no solo por la penetración sino también al caminar, correr o andar en bicicleta.

Los síntomas pueden ser  el escozor, ardor, o inflamación e irritación de la vulva.

  • Problemas dermatológicos
  • Infecciones que hacen que la piel se retraiga y se haga más frágil
  • Herpes y úlceras vaginales.
  • Intolerancia a los espermicidas y los condones de látex, así como ciertos jabones, también pueden producir irritaciones.

Tratamientos

Los tratamientos no pueden ser generalizados, ya que cada cuerpo es único. Por ello, es importante un acompañamiento integral en el cual especialista llevará a cabo una revisión de la historia clínica que incluya el aspecto médico sexual, psicológico y social.

Dependiendo del tipo de problema, puede hacerse un reconocimiento y extraer una muestra de sangre para analizar los niveles hormonales, así como análisis de orina y medir la tensión arterial, las cuales pueden revelar diabetes o hipertensión, ambas posiblemente relacionadas con la disfunción sexual.

La terapia farmacológica está basada en parches transdérmicos de testosterona que liberan gradualmente dosis muy bajas de la hormona, lo que mantiene niveles estables de la misma y reduce los efectos secundarios (acné, vello corporal) asociados a otros sistemas de administración como las inyecciones.

Mis queridos lectores, tenemos derecho a disfrutar de nuestro cuerpo y de nuestros placeres al máximo. No están sol@s, acudan con los especialistas… estamos para ayudarlos y lo único que queremos es que disfruten de su sexualidad al mil. ¡Oye! la próxima columna hablaré sobre el orgasmo femenino, porque en agosto, se celebra el Día Internacional del Orgasmo Femenino.

Así que atent@s y hasta la próxima.

Facebook: SexSan     Instagram: sexologa_san     Twitter: sexologa_san

Más de SexSan: