Riesgos del home office que deberías evitar

0
43
Problemas de hacer home office El Tecolote Diario

Trabajar en una oficina o hacer home office puede tener riesgos para la salud si no actuamos de forma adecuada. Si nuestro trabajo es cómodo y óptimo, decimos que el mobiliario que estamos usando (mesa, silla, etc.) y nuestra posición es ergonómica. La ergonomía es la materia que estudia la adaptación del entorno, las máquinas y el lugar de trabajo a las características físicas, cognitivas y psicológicas del individuo para que lo pueda desarrollar de forma óptima.

Por tanto, hay que entender que no todos los riesgos dependen solamente de nuestra pose, ni de los muebles, ni de las máquinas que usamos, sino de todo en conjunto. Conseguir encontrar el equilibrio entre las tres áreas (persona, máquina y entorno) es el reto debemos enfrentar. Los problemas más comunes que pueden derivarse de no prestar atención a la ergonomía son los siguientes:

Problemas de espalda y cabeza

Este es uno de los problemas más comunes cuando trabajamos en un mal entorno de trabajo. En muchas ocasiones, trabajamos durante 8 o más horas en una silla, pero nuestra espalda no se encuentra en la posición correcta, como esta foto de Sergio Lerma.

Puede que sea porque el respaldo es pequeño o es demasiado alto, porque el asiento es duro o porque la mesa o el tamaño de la pantalla del ordenador no nos permiten encontrar la posición correcta, que es mantener la espalda en ángulo recto, levemente inclinada hacia atrás, sin que nos cuelguen las piernas.

Problemas en los músculos y articulaciones

La tecnología es nuestro aliado, pero también nuestro enemigo. Un problema muy común entre quienes trabajan con un ordenador, pero en general, quienes hacen trabajo de oficina, es tener las articulaciones y los músculos muy dañados.

Esto se produce por la adopción de malas posturas de las manos al escribir en el teclado. Las manos no deben estar hacia abajo (signo de que la mesa es muy alta, o debería haber una cajonera), ni tampoco hacia arriba, ya que en todo caso nos obligará a forzar la muñeca, en lugar de tenerla relajada.

Cuanto más incómodo sea nuestro lugar de trabajo (piernas encajonadas en la mesa, espacio poco acondicionado, poca libertad de movimientos, etc.) más probabilidades hay de que pasar muchas horas trabajando produzcan una fatiga excepcional.

Te recomendamos:

Caen dos en L3 del Metro con cocodrilos dentro de cajas

Problemas de vista

La distancia que hay entre la pantalla del ordenador y tus ojos es importante. Si lo haces muy cerca, probablemente tienes ya un problema de vista cansada o alguna miopía, lo que acaba resultando aún más perjudicial si no llevas gafas. También si tienes que ver el ordenador desde muy lejos, lo que acaba redundando en que no puedas encontrar una posición cómoda.

Esto se debe en muchas ocasiones a que nuestra mesa de oficina no es lo suficiente alta, con lo que acabamos acostumbrándonos a una mala postura, que resulta perjudicial para nuestro cuerpo, como vemos en esta foto de Paperblog.

Riesgos psicológicos

No todos los problemas ergonómicos derivados del trabajo en una oficina tienen que ver con nuestro aparato locomotor y nuestros sentidos. También están los factores psicológicos. Un exceso de carga de trabajo puede ser motivado por un escritorio lleno de papeles hasta arriba en el que no hay espacio para colocar nada. Un ordenador extremadamente lento puede provocar estrés e imposibilidad de tomar decisiones rápidas. Un entorno muy gris, sin luz y poco agradable puede provocar depresión.

Lo importante es aderezar el lugar de trabajo de manera conveniente para que no sea un lugar incómodo, sino un espacio donde se disfrute del trabajo. Hacer pequeños descansos, tener una mesa y una silla cómoda de los tamaños adecuados, alegrar el ambiente con un poco de música y mantener el lugar de trabajo bien ordenado son algunas de las claves que os ayudarán a prevenir estos problemas ergonómicos.

Con información de MSN

BVP

Dejar respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here