Axel Catalán enciende el motor con su Vespa 97 en el Lunario

39
reseña axel catalan lunario el tecolote diario
Foto: Isaac López

Karen Osorio

Directo desde Morelia, Michoacán, y hasta el Lunario del Auditorio Nacional llegó la noche del sábado 21 de enero el cantautor Axel Catalán, quien entre luces rojas y junto a su banda arrancó la marcha en dos ruedas de su más reciente álbum de estudio titulado “Vespa 97”.

Siendo una entrega lanzada en 2022 y muy personal puesto que a bordo de esa motocicleta el cantante recorrió largas distancias y vivió grandes aventuras, como haberse quedado varado en el camino hacia Ciudad de México, Catalán puso a vibrar todo el recinto ante decenas de personas que entre gritos le pedían varios éxitos.

Por si no lo viste:

El concierto de Axel Catalán empezó con los acordes y la batería de “El Animal”, perteneciente a su álbum “Los Zopilotes”. Pero fue hasta las interpretaciones de “Perro Viejo”, “Antes” y “Valer verga” que las luces azules y verdes que caían sobre el morelense, sus dos guitarristas y el baterista hicieron sinergia con los presentes quienes cantaban a todo pulmón.

Al grito de “¡Axel, Axel, Axel!”, los asistentes disfrutaron de un evento íntimo clásico de las características que ofrece el Lunario del Auditorio Nacional: cercanía del artista con su público. En una oportunidad brindada por fallas técnicas con el equipo, Catalán aprovechó para bajar del escenario y pasar a saludar a los presentes que se encontraban al frente.

La presentación continuó con sencillos como “Inútil Corazón”, “Ansiedad”, “Bonita” y “Calavera”, éste último un sencillo de su repertorio que hace tiempo no tocaba.
La euforia de Axel Catalán fue tal que lanzó la púa de plata de su guitarra al público, como un recuerdo a quien la atrapara. Incluso se quitó la camisa blanca que le hacía juego con la guitarra del mismo color y dejó ver los tatuajes que recorren los centímetros de su piel, entre ellos su más reciente impresión: el tatuaje de una moto en el lado izquierdo y mediano de la espalda, referencia precisamente a Vespa 97, la nave que lo acompañó de viaje para su más reciente álbum.

La velada llena de rock y energía, en palabras del propio cantautor morelense, fue “un soundtrack para exes”; incluso se mofó con gran alegría y pidió al público “enamorense para que después truenen” y así escuchen sus canciones con más sentimiento.

“Esto no se hace sin ustedes. Nos preparamos, nos emocionamos, nos desvelamos, nos peleamos, nos desnutrimos para darles ESTO a ustedes. De corazón, gracias por venir. Yo fui Axel Catalán“, concluyó el cantante de cara a sus últimas interpretaciones de la noche antes de apagarse las luces del escenario.