Los Juanitos, los toros y otros males democráticos

26
Plumas Invitadas En Clave de Fa Israel Navarro El Tecolote Diario

Por Israel Navarro

Twitter @navarroisrael

Por allá del 2009 hubo un penoso episodio de chicanadas electorales que hoy está más vigente que nunca. Resulta que por pleitos internos al interior del PRD, que fueron resueltos en el Tribunal Electoral del Poder Judicial de la Federación, Clara Brugada, figura afín a Lopez Obrador, no pudo ser candidata a Jefa Delegacional.

Eso no le gustó a AMLO, por lo que se ideó una manera imponerla en el cargo: a través de un patiño. Rafael Ponfilio Acosta Ángeles, alias “Juanito”, un vendedor ambulante, que postularon a Jefe Delegacional por el PT, y a quien hicieron prometer públicamente que de resultar electo, renunciaría para ceder el puesto a Clara Brugada.

La historia ya la sabemos, “Juanito” ganó la elección por influencia de Ya Saben Quién, y luego se negó a renunciar, hasta que le hicieron manita de puerco política para que soltara la jefatura delegacional, que a la postre asumió Brugada. ¿No que no tronabas, pistolita?

Hoy estamos en una situación similar con la imposibilidad de Félix Salgado Macedonio de ser candidato a gobernador en Guerrero. Su hija Evelyn, desconocida y con poca experiencia política, gana en una supuesta encuesta por lo que será la candidata de MORENA. Y con ello vendrá la posibilidad de que el “toro” gobierne desde la oficina contigua.

Más Plumas Invitadas:

El genocidio armenio: un siglo de tensión internacional

Sin embargo, lo alarmante no es que haya una gobernadora Juanita, sino el desdén que tiene AMLO por las instituciones autónomas que le significan un contrapeso. Cuando le dan la razón son justas y buenas, cuando no, son corruptas y deben desaparecer o ser absorbidas por esferas donde él tiene influencia.

El caso de Guerrero es solo la punta del iceberg de la intención de desaparecer todos los órganos autónomos e integrarlos a las Secretarías de Estado, al Poder Judicial y el Legislativo. Entre ellos, están el INAI que le pone lupa al actuar del gobierno, la Comisión Federal de Competencia Económica, y sí, el INE, que en opinión de AMLO debería ser absorbido por el Poder Judicial. ¿La justificación? Porque según él es costosísimo. Háganme el “refrabon cavor”.

Los sistemas democráticos más efectivos funcionan a través de chequeos y balances. Pesos y contrapesos. Claramente López Obrador quiere ir por otra vía: una donde pueda aglutinar más poder. Que Evelyn Salgado sea candidata es sólo un síntoma de la enfermedad. ¡Despierta, México! Esta es una clara señal de alerta.

Israel Navarro es Estratega Político del Instituto de Artes y Oficios en Comunicación Estratégica.