Querido Kobe Bryant…

0
68
Plumas Invitadas Desde la Tribuna Hakbar Juárez Qurido Kobe Bryant El Tecolote Diario

“Lo más importante es intentar e inspirar a las personas, para que ellos puedan ser grandes en lo que sea que quieran hacer” — Kobe Bryant

Ya sea como profesionales, amateurs o como simples espectadores el deporte tiene algo para todos; sin importar los gustos, las disciplinas o aficiones siempre podemos voltear hacia las canchas, campos, pistas o duelas y encontrar grandes e inspiradoras historias, esas que superan lo viable y nos hacen pensar que cualquier cosa es posible.

Por lo regular estas historias tienen como protagonistas a personajes tocados por los dioses para convertirse en la inspiración de millones, dentro y fuera de los terrenos de juego, figuras que a veces creemos inmortales o que simplemente no son seres humanos.

Su magia, sus hazañas, sus números y todo lo que les vemos hacer para iluminar su deporte simplemente parece ser de otro mundo, son atletas que se convierten en héroes y a la postre en leyendas inmortales que sobrepasan el tiempo y viven eternamente para, tal vez, confirmar que efectivamente no eran de este planeta.

Y en ese grupo selecto se encuentra Kobe Bean Bryant, un jugador de basquetbol que marcó un momento clave en la historia de la NBA, pues la estrella originaria de Filadelfia, Pensilvania, Estados Unidos apareció en las duelas cuando “Su Majestad” Michael Jordan escribía las últimas páginas de su carrera profesional, y fue ahí donde Kobe se adueñó de la liga durante 20 temporadas, mismas en las que defendió el púrpura y amarillo de Los Angeles Lakers.

Más Plumas Invitadas

El Legado del Avión

Kobe era un destructor de marcadores, un jugador atrevido que no le tenía miedo a nada ni a nadie, era espectacular ver al escolta de los Lakers robar una pelota y atascar la bola o girar para lanzar y embocar un tiro de tres puntos con el crono en cero y encestar la canasta del triunfo o las miles de veces que volaba rompiendo bloqueos rivales para embutir el balón y volver locos a propios y extraños que veían al número 24 suspenderse en el aire como si solo existieran él, la pelota y el aro.

Bryant era un monstruo tremendo dentro de la duela y sus 33 mil 643 puntos lo demostraban, de ahí su sobrenombre, pues la Black Mamba es la serpiente mortífera más grande de áfrica, considerada una de las más temidas debido a su poderoso veneno. Y es que así era Kobe al pisar una duela, se transformaba en un depredador, peligroso y sagaz, que iba maniatando a sus rivales como presas para terminar devorándolas y alzarse como el único dueño de su territorio de madera.

Cinco veces alcanzó la gloria total en la NBA, cinco veces con el equipo que amó desde pequeño y del que vistió sus colores por dos décadas, en donde dejó todo un legado cargado de épicos y memorables momentos.

Sus dorsales también tienen historia y es que se dice que eligió en un inicio jugar con el 8 porque el quería honrar a su padre con el 33, pero Los Lakers ya habían retirado ese número y entonces decidió portar el que lució en el campus Adidas ABCD (143) aunque lo tuvo que modificar, pues la NBA no permite números de más de 2 dígitos por lo que Black Mamba sumó las tres cifras y el resultado fue 8. Años más tarde decidió hacer un cambio, ahora portaría el 24 en la espalda porque él sabía que era calificado como el sucesor de Michael Jordan y si MJ usaba el 23 el llamado a continuar con el legado debería portar el número siguiente.

Más de Hakbar Juárez

Maratón de la Ciudad de México: La fuerza del corazón y el coraje del cuerpo…

Kobe marcó una época en el basquetbol mundial, pues llegó en un momento de renovación en la que las estrellas dominantes iban de salida y en el que las duelas necesitaban de alguien que las dominara y ahí entre nombres como Shaquille O’Neal, Scottie Pippen, Deniis Rodman y el mismo Michael Jordan, apareció Kobe Bryant un chico con un talento único que sabía que tenía que fraguar su propia historia e incluso rebasar la de los antes mencionados.

Y es que cuando Michael Jordan decidió dejar las duelas todos temían que no hubiera alguien más como él, ese alguien que tomara el balón, pisara la duela e  hiciera de cada partido algo inolvidable, Bryant fue lo mejor que pudo pasarle a ese deporte después de Air Jordan y esculpió su leyenda no solo a base de números y estadísticas, sino también siendo un ejemplo dentro y fuera de la duela.

Ese monstruo que era dentro de las duelas se convertía en alguien muy común fuera de ellas, con una sonrisa que contagiaba al verla, con una esencia de alguien que siempre supo manejar la fama y que sobre todo sabía de dónde venía y a dónde llegaría, prueba de esto es aquella carta de despedida antes de dejar las canchas en la que agradece todo a su “Querido Basquetbol” y que a la postre lo haría acreedor a un premio Oscar al convertir esas sensaciones en un cortometraje que les comparto al final de esta entrega de DESDE LA TRIBUNA y con el cual resulta imposible no conmoverse, pues ayer Kobe Bryant surcó los aires por última vez y en un accidente fatal perdió la vida junto con su hija mayor.

El mundo del deporte y fuera de él también, se detuvo con la noticia, Kobe Bryant había muerto y era inevitable sentir un nudo en la garganta, el impacto abordó aún más a todos aquellos que amamos los deportes y que alguna vez lo vimos jugar y destrozar rivales, pues Kobe marcó la época después de Jordan y sus Bulls para escribir la de Los Lakers de Black Mamba y grabar su nombre en letras doradas.

Kobe se fue para convertirse en una leyenda y enseñarnos que la vida también se puede ir como en los últimos cinco segundos de un partido, pero siempre tendrás la oportunidad de saltar y lanzar un tiro antes de que suene la bocina de tiempo muerto, para encestar y dejar alegrías y emoción a tu gente antes de caer. La estrella de Los Lakers también nos demostró que la magia es posible, pues él la hacía existir y nosotros comprendíamos el verdadero significado de esa palabra cada que estábamos frente al televisor y lo veíamos jugar y Kobe, ten por seguro que estés en dónde estés para nosotros “Siempre serás aquel niño, con los calcetines enrollados, la basura en la esquina y 5 segundos en el reloj…”

¡GRACIAS QUERIDO KOBE BRYANT!

Dejar respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here