De cuando la NBA supera a la ficción.

606
https://eltecolote.mx de cuando la NBA supera la Ficción, Plumas Invitadas Desde la Tribuna Hakbar Juárez El Tecolote Diario

«Cada segundo es la eternidad.» — Alejandro Jodorowsky

Un deporte de altura.

El basquetbol es tal vez el juego más dinámico que existe, de ahí su mote de “deporte ráfaga” para los que hemos hecho el intento de jugarlo, sabemos que el desgaste es alto y que se necesita de una condición física extra, pues los tiempos muertos son muy pocos y al paso de los minutos respirar y mantener el ritmo se torna complejo.

Fuerza, potencia, concentración, tino y una carga extra de adrenalina y convicción convierten a este deporte en una de las disciplinas más completas y exigentes.

Sin embargo, verlo es un deleite, y más aún cuando la NBA llega a su etapa de playoffs, pues las series para llegar a la final por el título son espectaculares y a veces épicas, sobre todo si se alcanzan a jugar los 7 partidos para definir quien avanza.

Saltando por encima de lo posible.

Y es en el escenario de este gran deporte, en el que el día de ayer se vivió un momento mágico dentro de la duela del Scotiabank Arena, casa de los Toronto Raptors.

Se jugaba el partido número 7 de la semifinal de la conferencia del Este, Raptors y 76ers tenían el marcador empatado a 90 puntos cuando quedaban únicamente 4 segundos en el reloj. Y ahí apareció la figura Kawhi Leonard, escolta del equipo de Toronto, quien tomó el balón, recorrió el perímetro y llegó cerca de la esquina derecha para lanzar la bola justo antes que la chicharra sonara.

Con el crono en cero, la caprichosa pelota naranja pegó en el aro una vez, para decir «NO», otra vez para pensarlo un poco, y de ahí saltar hacia otro costado, rebotar de nuevo para ser atraída por la red y con un último rebote decir «SÍ», hagamos de esto un tiro épico, un tiro histórico, un tiro de esos que tal vez solo podríamos ver en una película de deportes motivacional cuando el héroe colegial gana el campeonato para su escuela y resuelve una trama de casi dos horas.

También puedes leer: ¿Su Majestad o El Rey? 

Lo que vimos ayer en esa escena fue un momento para el recuerdo, un momento comparable con aquel guión de Hollywood que ni siquiera se ha escrito, y es que parece que el deporte en casi todas sus disciplinas está diseñado para superar la ficción y entregarnos grandes momentos como este, pues si hay un lugar en donde los segundos se pueden hacer eternos es en una cancha, en una duela, dentro del emparrillado o alguna otra superficie donde se esté jugando algo.

Gracias a la NBA por superar a la ficción…

Gracias al deporte por existir y emocionarnos tanto…

Y sí, gracias a Kawhi Leonard por enseñarnos que tenemos la capacidad de cambiarlo todo en unos… cuatro segundos.

Les dejo el video del momentazo que se vivió ayer: