Mujeres iraníes se manifiestan tras la muerte de Mahsa Amini bajo custodia policial

39
Exigen Justicia Para Mahsa Amini El Tecolote Diario

Hace unos días se dio a conocer la historia de Mahsa Amini, una joven iraní de 22 años fue arrestada por agentes de la Policía de la Moral alrededor de las 6 de la tarde del martes 14 de septiembre por no usar de «manera apropiada» su hiyab, velo tradicional y obligatorio para las mujeres en el mundo musulmán.

Después de que su hermano Kiaresh Amini protestó, le dijeron que llevarían a su hermana al centro de detención para recibir una «clase informativa» y que la liberarían en una hora. Tras acudir a la comisaría, Mahsa tuvo que ser trasladada al hospital, a donde llegó sin signos vitales.

La versión de la policía dice que la joven estaba enferma previamente y que sufrió un ataque cardíaco mientras esperaba con otras mujeres detenidas, sin embargo testigos revelan que fuera de la habitación donde había sido llevada se escuchaban gritos y que mujeres declaraban que «habían matado a alguien».

“Las autoridades han dicho que mi hija era una enferma crónica. Yo personalmente niego tales afirmaciones, ya que mi hija estaba en forma y no tenía problemas de salud”, dijo el padre de Amini al sitio web de noticias.

Durante dos días, Amini estuvo en coma en el Hospital Kasra de Teherán, lo que despertó los sentimientos del público en general y provocó una vez más la protesta de la gente contra la Patrulla de Orientación y la ley sobre el hijab.

Después de dos días en coma, el 16 de septiembre Mahsa Amini murió en la unidad de cuidados intensivos del Hospital Kasra en Teherán. Ese mismo día las movilizaciones aumentaron por toda la capital de Irán y provincias del país, las cuales continúan hasta la fecha.

A través de redes sociales y de manera pública, mujeres iraníes han quemado sus velos como modo de protesta así como se han cortado el pelo, ya que según la cultura de oriente, el hiyab es usado para que no muestren su cabellera.

Por si no lo viste:

Las protestas han intentado ser reprimidas dejando a 4 personas sin vida y un número aproximado de 75 personas heridas por disparos con munición real hechos por los organismos de seguridad iraní. Los incidentes mayormente se han concentrado en el Kurdistán iraní.

Según las noticias en la televisión estatal iraní, el fiscal jefe de Kermanshah, Shahram Keremi, «las investigaciones muestran claramente que esto fue hecho por insurgentes, porque fueron asesinados con armas que no estaban en el inventario militar y de seguridad».

Además de las manifestaciones en el centro de la ciudad, la noticia de que comenzaron las protestas en las universidades de Teherán y Al Zahra se cubrió en los medios de comunicación.

El gobernador de Teherán, Mohsen Mansoori, declaró en su cuenta de Twitter que “los rastros de algunas embajadas y servicios de inteligencia extranjeros son claramente visibles en los hechos en Teherán. Tres ciudadanos extranjeros fueron detenidos”.

En Sari, centro de la provincia de Mazandaran, también se reflejaron en las redes sociales las imágenes de los manifestantes derribando los carteles del líder de la Revolución, ayatolá Jomeini y del líder religioso iraní Ali Khamenei del muro de la institución estatal.

Mientras tanto, según una declaración escrita del Ministerio de Exteriores de Irán, el portavoz del Ministerio, Nasser Kenani, evaluó las declaraciones de Estados Unidos, la Unión Europea y algunos países como «intervención en los asuntos internos de Irán» y afirmó que «condenaba» esta actitud, acusando a estos países de «oportunismo».

Con información de TRT.

dmra