Errores humanos causantes del choque en metro tacubaya

0
64

La Fiscalía General de Justicia de la Ciudad de México confirmó que los dictámenes periciales realizados con motivo del choque de dos trenes del Sistema de Transporte Colectivo Metro, en la estación Tacubaya de la Línea 1, determinaron que el accidente fue el resultado de omisiones de operación. 

Mediante el comunicado emitido, se señaló además que el peritaje, realizado por la Fiscalía capitalina y en el que participaron 12 especialidades, coincide con el presentado por la empresa alemana TÜVRheinland. 

Te podría interesar:

La Fiscalía integró la carpeta de investigación correspondiente, en las hipótesis de homicidio culposo y lesiones para que en su momento ejerza acción penal. 

Ulises Lara López, vocero de la Fiscalía capitalina, hizo un recuento de los hechos ocurridos la noche del 10 de marzo.

Al salir de la estación Tacubaya con dirección a Observatorio, el conductor del convoy 33 recibió alertas en su tablero de control; ante esto, el sistema de seguridad del tren actuó, bloqueándose en automático.

Los manuales operativos del Metro señalan que el conductor estaba obligado a aplicar el frenado del convoy, mediante la maniobra de estacionamiento de emergencia en rampa.

No obstante, la reguladora de la línea no instruyó al conductor a realizar esa medida, que implicaba mantener el convoy detenido de manera segura, sino que le instruyó que avanzara.

Entonces, el conductor cambió de modo de pilotaje automático a manual limitado, con la autorización de la reguladora del puesto central de control. “Cabe señalar que en ese modo de conducción no se cuenta con ningún dispositivo de seguridad en el tren”, aclaró Lara.

Desde ese momento, y por ocho minutos, se puede ver en un video que varias personas entran y salen de la cabina del conductor, cuando los manuales señalan que para ese momento debería ponerse el frenado manual y con calzas en cada vagón, además del desalojo del tren.

Además, de acuerdo con lo registrado por la caja negra, aunado a lo anterior, se observaron que las maniobras provocaron que se perdiera la presión del aire del sistema de frenado.

En esos ocho minutos, nuevamente el puesto de central de control debió ordenar que se aplicara el freno de estacionamiento de cada vagón, desalojar el tren, así como prevenir a tiempo al operador del convoy 38 que se encontraba en la estación de Tacubaya, lo cual no ocurrió.

Con información de López-Dóriga Digital

ggq

Dejar respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here