Mujer se pelea en salón de clases con bully que agrede a su hijo

87
Madre Encara Al Joven Que Agredía A Su Hijo El Tecolote Diario

Los estudiantes de 4° grado de la escuela secundaria CEM 1 de General Roca, en Río Negro, Argentina, fueron sorprendidos cuando la mamá de uno de sus compañeros entró a su salón de clases para encarar al bully que molesta a su hijo.

La madre del joven ingresó gritando al aula este miércoles por la mañana y comenzó a increpar a cada uno de los estudiantes. «Les queda un año a ustedes para egresar, sinvergüenzas de mierda».

El enojo era por su hijo, quien sufría bullying. Según contó la mujer, denunció los actos ante las autoridades, pero nunca recibió respuesta. «Vine 10 millones de veces, ya estoy podrida», fue otra de las frases ante la sorpresa de todo el curso.

Luego, le dirigió la palabra a su hijo y le indicó que le señale a los responsables: «¿Quiénes son?». Inmediatamente, fue para el fondo del aula porque escuchó a uno responder: «Yo soy”. «¿Qué te pasa con mi hijo?», manifestó la mujer mientras caminaba por el pasillo en dirección al chico, a quien comenzó a golpearlo.

En medio de los gritos y de otros chicos que filmaban el momento que se viralizó, se inició un forcejeo con los que intentaban separarlos. También intercedió un preceptor para calmar la situación.

Los directivos del establecimiento ubicado en calle San Martin y Sarmiento, pleno centro de la ciudad sureña, señalaron que se trató de un «proceder que no corresponde» y que «la normativa es muy clara».

«Hay deberes y derechos de padres, estudiantes y docentes. No es menor lo que sucedió. Todos los actores deben cumplir con la normativa vigente, y fue enfático en el incumplimiento del protocolo», cuestionó Lucas Frank, director de la institución.

Por si no lo viste:

Luego del incidente, la mujer se disculpó pero volvió a apuntar a la inacción de los directivos por los casos de bullying. Cansada del maltrato y acoso, dijo que nunca tuvo respuesta. Por eso, decidió proceder por sus propios medios.

«Voy a pedir disculpas como corresponde al alumno y a la familia del muchacho. La situación me desbordó emocionalmente, no justifico mi accionar. Es una situación que se podría haber evitado hace mucho tiempo. Esto no es nuevo», indicó Romina Narváez.

Al ser consultada sobre las agresiones que recibía su hijo, dijo: «Sufría acoso en el baño, escupitajos, le rompían la ropa, le decían gordo y que lo iban a esperar a la salida para darle una golpiza».

Sobre su accionar, explicó: «A mí lo que me enojó y lo que me llevó a esta situación fue que me presenté muchas veces en el establecimiento pidiendo que a esta situación de acoso, de bullying y de maltrato verbal y físico hacia mi hijo de parte de alumnos de años superiores se le diera un corte definitivo».

«Mi hijo iba a explotar o iba a ser lastimado. A él le pegaron entre cuatro compañeros de cuarto año, llegó un día a casa todo ensangrentado. Esto se lo comuniqué a las autoridades de la escuela y nunca me dieron respuesta. Me dijeron que no podían intervenir porque eran menores», denunció en declaraciones

Por último, dio detalles del diálogo previo que tuvo con su hijo: «Yo le dije que no se defendiera ni contestara las agresiones. Estas son las consecuencias. Antes de entrar desbordada al curso pedí que por favor frenaran a los chicos que molestaban a mi hijo». «La respuesta del preceptor fue insultarnos a mi hijo y a mí. Lo que hice fue defender a mi hijo. No fue la manera más adecuada de terminar esta situación», concluyó.

Con información de El Clarín.

dmra