El recuento de la batalla electoral en 6 estados

337
https-eltecolote-mx-plumas-invitadas-en-clave-de-fa-zacatito-pal-conejo-avanza-la-legalizacion-de-la-mariguana-el-tecolote-diario

Por Israel Navarro

Twitter @navarroisrael

Después de la elección del domingo pasado en seis estados, el panorama político se comienza a asentar. Aquí les van algunos apuntes del recuento de la batalla:

Primero, Morena y sus aliados avanzan en el control territorial del país, pues gobernarán 22 entidades en las que viven más de 73 millones de mexicanos, lo que representa el 57% de la población.

Por si no lo viste:

Segundo, la Alianza Va X México no necesariamente genera sinergia y la pierna más débil es el PRI. En el caso de Aguascalientes, el PAN hubiera ganado sin el tricolor. En Durango, el PRI no hubiera ganado sin el PAN. En Tamaulipas, los votos del PRI no llegaron al ser el fiel de la balanza, por lo que Morena le arrebata el estado al PAN. Y en Quintana Roo, el PRI yendo por la libre quedó en quinto lugar. Ya ni hablemos de lo poco que suma el PRD.

Tercero, a pesar de haber ganado cuatro estados, Morena sigue teniendo problemas para operar territorialmente una elección. En el caso de Durango, la candidata tuvo que ir a rescatar de la policía a su escuadrón mapachuno. En el caso de Tamaulipas, la diferencia con la que gana el candidato de Morena fue mucho menor a lo que pronosticaban las encuestas, lo cual habla de una dificultad para consolidar un aparato de movilización eficiente.

Cuarto, el gran ganador de la noche es el INE, por el impecable trabajo que evitó conflictos postelectorales, inclusive en el caso de Tamaulipas que fue la elección más cerrada. Ergo, con estos resultados el presidente no puede seguir atacando al árbitro ni cuestionar su imparcialidad.

Quinto, hay actores de la oposición que están cantando un tiro para el 2024. Pero mientras no tengan una estrategia viable más allá de atacar al presidente, el oficialismo seguirá ganando terreno, porque la narrativa de culpar al pasado neoliberal y polarizar a través del clasismo y racismo, le alcanza a Morena para ganar cómodamente en el 2024.

Todas las gubernaturas en juego estaban en manos de la oposición por lo que Morena tenía todo por ganar y nada que perder. Lo mismo pasará en el siguiente round electoral antes de la sucesión presidencial. En el 2023 están en juego Coahuila y Edomex, ambas en manos del PRI.

Esta será la última oportunidad de la oposición para frenar la llamada ola guinda, que se empieza a consolidar como el nuevo partido hegemónico de México. Vamos a ver si logran espabilar porque dicen que el poder desgasta, pero desgasta más no tenerlo. Israel Navarro es Estratega Político del Instituto de Artes y Oficios en Comunicación Estratégica.