Ellas juegan, ellas viven…

El sol a tope, el corazón lleno de emociones y la historia esperando ahí, en una cancha sagrada como la del Estadio Olímpico Universitario para que ellas la escribieran.