Revelan vida que llevaba jefe de la mafia siciliana

42
así vivia el jefe de la mafia siciliana el tecolote diario

El capo de la mafia siciliana Cosa Nostra, Matteo Messina Denaro, era el hombre más buscado de Italia, pero en realidad hacía una vida “prácticamente normal” no muy lejos de su pueblo natal. Muestra de esa cotidianidad son los enseres encontrados en su vivienda: ropa de marca, perfumes o preservativos, elementos valiosos para revelar ahora la red que lo encubrió.

Su escondite el último año fue una casa en la entrada de la ciudad siciliana de Campobello di Mazara, precisamente a menos de diez kilómetros de su pueblo natal, Castelvetrano.

Por si no lo viste:

Era su zona de confianza, en la que, al contrario de lo que se pudiera pensar, llevaba una vida bastante normal a pesar de ser el criminal más buscado de Italia desde 1993, cuando desapareció hasta este lunes, tras regar de sangre, terror y explosivos medio país.

“Yo no hablaría de refugio, sino de la residencia de un sujeto que hacía una vida prácticamente normal y utilizaba ese apartamento para vivir e irse a curar a Palermo”, aseguró al canal Skytg24 el fiscal que condujo su detención, Maurizio De Lucia.

Messina Denaro utilizaba el nombre de Andrea Bonafede -el del nieto de un histórico colaborador- y en su carné de identidad se indicaba ese nombre, la edad de 59 años y la profesión de topógrafo.

En Campobello di Mazara, de unos 12 mil habitantes, algunos de sus vecinos aseguraron a los medios que solían verlo en el bar, en la pizzería o en el supermercado, como uno más.

Los investigadores han registrado cada milímetro de su casa, a nombre de Bonafede, en busca de alguna pista que sirva para desenmascarar la red mafiosa de colaboradores que lo encubrió durante tanto tiempo pero también de los archivos de la Cosa Nostra.

“Es un apartamento normal, bien amueblado y confortable, se ve que sus condiciones eran discretamente buenas. Tiene un mobiliario no de lujo pero de cierto valor”, ha referido a la prensa el coronel de los carabineros Fabio Bottino.

En sus cajones y estanterías aún no se ha descubierto documento alguno pero sí objetos, como numerosos recibos de restaurantes.

También han aparecido algún traje de lujo, el frigorífico lleno de comida, numerosas zapatillas deportivas de marca, perfumes y gafas de sol, las que siempre usó para disimular su estrabismo.

En un plano más íntimo, en el escondite de Messina Denaro también había preservativos y medicamentos para la estimulación sexual como la Viagra, lo que permite comprender que por su casa pasaban mujeres que, de ser identificadas, podrían aportar nuevos detalles.

El criminal no estaba confinado en casa sino que fue capturado cuando entraba en una clínica de la capital siciliana Palermo, “La Maddalena”, para someterse a una serie de controles médicos por el cáncer de colon con metástasis que ha sufrido en el último año.

Con él viajaba su conductor, Giovanni Luppino, también arrestado, y en su muñeca lucía un reloj de la prestigiosa marca “Franck Muller” por un valor estimado en unos 35 mil euros.

El diario “La Repubblica” publicó este martes una entrevista a un enfermero de la clínica que, bajo anonimato, aseguró que su ropa y su aspecto “siempre eran buenos” y solía llevar una bufanda de la firma Yves Saint Laurent.

Tal era su cotidianidad que ni siquiera Messina Denaro, el gran criminal y jefe de los Corleoneses de Cosa Nostra, evitó las estrecheces de la pandemia y cuenta con las tres dosis de la vacuna contra el coronavirus.

Con información de EFE

ggq