Ella es Sarah Sands, mujer que asesinó al pedófilo que abusó de sus 3 hijos

52
Así Mató Al Violador De Sus Hijos El Tecolote Diario

En 2014 hubo una noticia que sorprendió al mundo ya que muestra lo crudo y duro que puede ser el amor materno: una mujer del Reino Unido mató de ocho puñaladas a su vecino tras enterarse de que abusaba de tres de sus hijos.

Sarah Sands, de 38 años y madre de cinco niños, mató a Michael Pleasted, de 77 años, en su departamento en Londres, semanas después de descubrir que había abusado de tres de sus niños pequeños.

Se descubrió que Pleasted, considerado por la familia como un vecino amable y servicial en su finca del este de Londres, se había cambiado el nombre de Robin Moult para ocultar un largo pasado de delitos contra los niños. La señora Sands incluso cocinaba y cuidaba de él, sin saber que abusaba de sus hijos.

El día de la muerte del violador, Sarah tomó dos botellas de vino y fue a la casa de Michael Pleasted, de 77 años, en un bloque de pisos vecino en el este de Londres y lo apuñaló ocho veces en 2014.

Pleasted había abusado de tres de sus hijos y de otros chicos jóvenes de la urbanización y ya había sido condenado por tres décadas de delitos de abuso de menores. En ese momento, el violador está en libertad condicional, con una identidad falsa.

Por si no lo viste:

Más tarde se descubrió que se había cambiado el nombre de Robin Moult para ocultar su enfermizo pasado. Esta estratagema pudo ayudar a conseguir un nuevo permiso de conducir y un pasaporte con ese nuevo nombre, e incluso una nueva comprobación de antecedentes penales para permitirles el acceso a los niños.

Horas después del ataque se entregó a la policía, con el cuchillo y su ropa manchada de sangre. Mientras su madre soltera estaba entre rejas, los cinco hijos de Sarah vivían con su abuela. 

Los valientes hijos de Sarah cumplieron 18 años y renunciaron a su derecho al anonimato para apoyar a su madre.

Uno de sus hijos, Bradley, admitió que en un principio pensó «me quito el sombrero» ante su madre cuando se enteró de que le había apuñalado hasta la muerte. Sus hermanos gemelos dijeron que se sintieron «más seguros» después de su muerte. Reece, que entonces tenía 11 años, dijo que era «agradable saber que estaba muerto».

La señora Sands fue condenada por homicidio involuntario, pero absuelta de asesinato porque se consideró que había perdido el control. Fue encarcelada durante siete años y medio y más tarde diría: «Hice lo que cualquier madre haría».

La mujer fue condenada en 2015 a siete años de cárcel y ahora, ya en libertad, hace campaña para evitar que los abusadores consigan tretas legales para evitar la cárcel.

Con información de El Clarín.

dmra