Ai-Da: el robot dedicado a la creación artística

0
94

Ai-Da es descrita como ‘‘una de las artistas más exaltantes de nuestra época’’. Pero su esencia la distingue de sus pares: Ai-Da es un robot humanoide dotado de inteligencia artificial. Esta tecnología de aprendizaje autónoma le permite crear obras de arte y la Universidad de Oxford expone por primera vez sus dibujos del 12 de junio al 6 de julio.

‘‘Es totalmente algorítmica (…) creativa’’, dijo ayer a la prensa su artífice, el galerista Aidan Meller mientras la artista-robot, vestida con bata de pintor y con peluca oscura, esboza su retrato.

Te recomendamos leer: Guillermo del Toro donará ganancias de su exposición a becas

‘‘No piensen que es una impresora muy cara: no sabemos qué va a hacer’’, añadió. Cuarenta y cinco minutos después aparecía su rostro sobre el papel con hábiles trazos de lápiz. Para dibujar, Ai-Da se sirve de sus ‘‘ojos’’, dos cámaras que capturan todo lo que esté frente a ella. Después un ordenador interno y su tecnología de inteligencia artificial traducen las informaciones capturadas en coordenadas que le permiten reproducir una imagen.

Otros dibujos realizados por Ai-Da decoran la galería de arte de Meller, entre ellos bocetos a lápiz de Da Vinci y el matemático Alan Turing, pionero de la informática. También se exponen pinturas y esculturas creadas por artistas humanos a partir de esbozos de los Ai-Da. Y es que, de momento, Ai-Da sólo puede sostener con su brazo robótico algunos utensilios, como lápices, pero no pinceles y mucho menos herramientas para esculpir.

Aidan Meller bautizó a su robot en homenaje a Ada Lovelace, pionera inglesa de la informática, la matemática y escritora del siglo XIX.

El denominador común entre los grandes artistas es haber captado ‘‘el espíritu de su época’’, justificó. En el siglo XXI dicho espíritu se encarna en la inteligencia artificial.

El proyecto se inició en 2017 y terminó el pasado abril con ayuda de Engineered Arts, firma de robótica británica, e investigadores de las universidades de Oxford y Leeds. Y le dieron apariencia femenina, como deseaba el director de la galería, para quien en el mundo de las artes y de la programación las mujeres están infrarrepresentadas.

Ai-Da ‘‘es un avatar, es ficción y es real’’, definió Meller, quien espera que Ai-Da sea capaz algún día de comunicarse intuitivamente y quizás describir sus propias obras de arte.

Y aunque depende de la tecnología, Meller consideró que su producción artística es también ‘‘altamente’’ creativa. ‘‘Está dotada de increíbles tecnologías y de competencias para producir obras remarcables, innovadoras’’, pues no hay dos trabajos que sean idénticos.

Discreto sobre el costo total del proyecto, Aidan Meller informó que la venta de las obras de Ai-Da permitió financiar su fabricación: la totalidad de las piezas vendidas supera ya un millón de libras (1.27 millones de dólares, 1.13 millones de euros).

Con información de La Jornada Cultura

Dejar respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here